Ceapa

Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado

Criticamos el desconocimiento del ministro Pedro Duque sobre la Escuela Pública


3 de Julio de 2018

Criticamos el desconocimiento del ministro Pedro Duque sobre la Escuela Pública

(Madrid, 3 de julio de 2018) Con el nombramiento del nuevo Presidente del Gobierno de España, tras la moción de censura, hace un mes, recobramos la esperanza de que el camino hacia un modelo de escuela pública gratuita, de calidad y garante de la igualdad de oportunidades era posible.

Desde CEAPA, máxima representante de las familias dentro de la comunidad educativa, y que creemos en la Escuela Pública como principal herramienta para un cambio social, pensamos entonces que se abría ante nosotros la oportunidad para acabar con las políticas neoliberales utilizadas en nuestro país.

Cuando Pedro Sánchez hizo pública la composición del nuevo Gobierno, CEAPA realizó una nota de prensa exigiendo al nuevo gobierno una apuesta clara por la Escuela Publica sugiriendo una serie de medidas que podían ser llevadas a cabo desde el principio de la legislatura: http://ceapa.es/content/propuestas-de-ceapa-en-materia-educativa-para-el-nuevo-gobierno-de-españ

A pesar de que en CEAPA no perdemos la esperanza en que este cambio nos traerá nuevas medidas sociales y educativas, y máxime encontrándonos aún dentro de los 100 primeros días que a todo gobierno se establece como periodo de “prueba”, no podemos dejar pasar nuestra estupefacción ante las declaraciones que realizó el actual Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, dos meses antes de ser nombrado ministro.

Tras ser galardonado por su prolífica carrera profesional, en un foro compuesto por centros privados, demostró en su discurso un desconocimiento del trabajo que se realiza tanto desde la escuela como de la universidad pública, además de expresar libremente su preferencia hacia la mercantilización de la educación.

  • Desconoce, el señor Duque, la necesidad de que ha de ser la educación la que debe de garantizar la igualdad de oportunidades a todos los ciudadanos y ciudadanas para avanzar socialmente, y romper, así, la brecha socio-económica existente en nuestro país.
  • Desconoce, el Sr. Duque, la profesionalidad y trabajo que cada día se desarrolla en los centros públicos.
  • Desconoce, el Sr. Duque, que las familias que apostamos por las escuelas y universidades públicas lo hacemos creyendo en ellas y no porque a nuestros hijos e hijas se les dé una educación “básica”.
  • Desconoce, el Sr. Duque, el gran número de universitarios y universitarias, procedentes de la escuela y universidades públicas, que viajan por el mundo con una gran competencia en idiomas sin ninguna necesidad de haber ido a la escuela privada.
  • Nos preguntamos: ¿Desconoce, el Sr. Duque, que el partido político que lo ha elegido como ministro está en contra de la LOMCE? En CEAPA estamos en contra de los privilegios “heredados”, como el Concordato que asigna privilegios a los centros privados católicos.

CEAPA siente una profunda decepción ante estas declaraciones que dejan en evidencia el verdadero pensamiento de este ministro que afirma que la escuela privada debe avanzar más deprisa que la pública y propone un modelo educativo de calidad al alcance de unos pocos, al alcance del dinero.

Afortunadamente no es el titular del Ministerio de Educación, lo sabemos, pero sí lo es de Universidades y no deja de ser preocupante que ante un gobierno socialista uno de sus ministros denote esta falta de políticas sociales y educativas suficientes para hablar de un sistema educativo que transforme la sociedad. El ministro debería dedicarse a revertir los recortes en las universidades públicas y los cambios neoliberales que introdujo el entonces ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.

No podemos, bajo ningún concepto, admitir que la privatización de las enseñanzas públicas que se está extendiendo tanto a la educación no universitaria como universitaria, se siga justificando y extendiendo, lejos de pararla y eliminarla.

Si vamos por este camino sería un error garrafal que poco ayudaría en la lucha por la justicia y el cambio social.