Ceapa

Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado

CEAPA recuerda a los partidos que se comprometieron en trabajar para revertir los recortes y derogar la LOMCE que si permiten que continúen las políticas de los últimos años dejaran de ser parte de la solución y decidirán ser parte del problema


29 de Julio de 2016

CEAPA recuerda a los partidos que se comprometieron en trabajar para revertir los recortes y derogar la LOMCE que si permiten que continúen las políticas de los últimos años dejaran de ser parte de la solución y decidirán ser parte del problema

CEAPA, ante el nuevo escenario de formación de un nuevo gobierno, quiere recordarle a los diferentes partidos políticos que, en los últimos cuatro años y medio, entre otras cosas:

  • Se ha impuesto una involución educativa denominada LOMCE.
  • Se ha atacado la democracia escolar quitando competencias a los Consejos Escolares.
  • Se ha ninguneado a la comunidad educativa de forma constante, llegando en ocasiones incluso al insulto de la misma.
  • Se ha infringido el derecho a la participación real y efectiva de la comunidad educativa.
  • Se ha intentado enfrentar al profesorado con las familias y el alumnado.
  • Se ha criminalizado al alumnado y a quienes defendemos su derecho a la educación.
  • Se ha roto el principio de equidad en la educación.
  • Se ha eliminado el derecho a una igualdad de oportunidades real y efectiva.
  • Se ha vulnerado la gratuidad de la educación obligatoria.
  • Se han aumentado las ratios en las aulas de la escuela pública.
  • Se han recortado aproximadamente 10.000 millones de euros en educación.
  • Se han cerrado unidades y centros públicos como consecuencia de procesos de privatización de la educación.
  • Se han perdido unos 60.000 docentes en la escuela pública.
  • Se han regalado fondos públicos a las empresas privadas de educación.
  • Se ha expulsado alumnado de la enseñanza y trasvasado parte del mismo a la privada.
  • Se han inventado nuevos itinerarios para la segregación temprana y nuevas vías, como la Formación Profesional Básica, para su expulsión del sistema y sin posibilidad de titular.
  • Se han reducido los recursos para atender las necesidades educativas especiales de un alumnado especialmente vulnerable.
  • Se han eliminado programas que estaban funcionando muy bien en beneficio del alumnado que más los necesitaba, como por ejemplo, la diversificación curricular o los PROA.
  • Se ha ideologizado el currículo escolar.
  • Se ha pervertido el concepto de beca para que dejen de recibirla quienes más las necesitan.
  • Se han incrementado exponencialmente las tasas universitarias.
  • Se ha recuperado un sistema de reválidas que formaba parte de un sistema predemocrático.
  • Se ha atacado a las lenguas cooficiales, en una defensa tan casposa como equivocada del castellano, mientras que se relegaba a éste frente al inglés mediante un falso billingüismo.
  • Se han recortado las partidas para gastos de funcionamiento de los centros educativos.
  • Se ha abandonado el mantenimiento de los centros educativos públicos.
  • Se ha manoseado el concepto “pacto educativo” para buscar un blindaje encubierto de la LOMCE.
  • Se ha potenciado la catequesis con dinero público y se le ha dado valor para poder titular y obtener becas.
  • Se ha..., se ha..., se ha...

CEAPA avisa a todos los partidos políticos que cualquiera de ellos que valide estas políticas dejando continuar al frente del gobierno a quienes las han practicado, ya sea votándoles a favor o absteniéndose, se convertirán desde ese momento para nuestro movimiento asociativo en cómplices y valedores del ataque que ha sufrido y sufre la escuela pública porque demostrarán que nada de lo sucedido les importa, que los sufrimientos de millones de estudiantes y de sus familias son irrelevantes para ellos. Si lo permiten, desde ese momento deben saber que CEAPA pondrá en cuarentena las relaciones con sus grupos parlamentarios del Congreso y del Senado y se replanteará las mismas. No se puede permitir que estas políticas se sigan practicando y, a la vez, mirar de frente a las familias de varios millones de alumnos y alumnas a las que representamos y a la sociedad en general.

No, este momento no se parece a cualquier otro que hayamos vivido en este periodo democrático. Y, por ello, no es un momento para guardar silencio confiando en que se impondrá el sentido común y la defensa de los derechos sociales, que han sido maltratados por el gobierno que sigue en funciones.

Elegimos a unos representantes políticos para que busquen solución a nuestros problemas, no para que nos los provoquen. En los últimos cuatro años y medio, quienes nos gobernaban no han parado de dinamitar nuestros derechos, de debilitar a la escuela pública todo lo que han podido y de dejar sin futuro en nuestro país a nuestros hijos y nuestras hijas, obligándoles a emigrar en busca de un trabajo y un futuro dignos. ¡Basta ya!

En los últimos años las familias hemos perdido la ilusión y la tranquilidad. La ilusión en que nuestros hijos e hijas podrían llegar mucho más lejos que nosotros, desarrollándose como personas con todas sus potencialidades, y la tranquilidad de que, con independencia de nuestra situación económica, podrían elegir y construir el futuro que quisieran y conseguirlo a través de la educación.

No, no es un momento cualquiera más, es un momento para que las cosas cambien de verdad. Por todo ello, por la defensa del derecho a la educación pública de calidad de nuestros hijos y nuestras hijas, por la defensa de su presente y de su futuro, queremos un nuevo gobierno que derogue la LOMCE, revierta los recortes y nos devuelva la ilusión y la tranquilidad que nos han quitado en estos últimos cuatro años y medio.

Madrid, 29 de julio de 2016