Ceapa

Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado

CEAPA rechaza la LOMCE por discriminatoria y porque supondrá un adelgazamiento del derecho a la educación y un punto y final de la educación pública


4 de Julio de 2013

CEAPA rechaza la LOMCE por discriminatoria y porque supondrá un adelgazamiento del derecho a la educación y un punto y final de la educación pública

Durante su comparencia en el Congreso en el día de ayer, Jesús María Sánchez, presidente de CEAPA, afirmó de forma categórica que CEAPA no comparte el fundamento sobre el que se asienta el proyecto de ley, por muchos y diversos motivos, pero especialmente por nuestra decidida lucha contra la desigualdad y la discriminación.

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos, CEAPA, que representa aproximadamente al 80% de las familias que tienen hijos e hijas escolarizados en un centro educativo de este país, advirtió al Gobierno que no acepta retroceso alguno en la educación pública, porque ésta es la que garantiza la igualdad de oportunidades, el ascenso social de las clases más desfavorecidas, y la vertebarción y cohesión social de nuestro país. La escuela pública es una institución imprescindible y fundamental en un estado social, democrático y de derecho.

CEAPA recalcó que no transigirá con el incremento de la financiación pública de los colegios privados y, mucho menos, con financiar centros que segregan a su alumnado por sexo y de las medidas que favorecer a la enseñanza privada. Y, por supuesto, jamás mientras se recorta en la escuela pública.

El presidente de CEAPA denunció que este proyecto de Ley carece del consenso necesario que una ley de educación necesita y que es necesario dotar de estabilidad normativa al sistema educativo.

CEAPA recordó que, en este proceso inexistente de diálogo, el Gobierno solamente ha escuchado y satisfecho las viejas reivindicaciones de la Conferencia Episcopal, eliminando la asignatura de Educación para la Ciudadanía, imponiendo una alternativa dura a la Religión como método para dirigir al alumnado hacia esta última y estableciendo ésta como evaluable.

Asimismo, CEAPA reiteró que, antes de hacer reformas legislativas de calado, que afectan a un asunto tan sensible como la educación y el futuro de millones de niños, niñas y jóvenes, el Gobierno debería trabajar en un pacto social de la comunidad educativa y realizar un diagnóstico pormenorizado del sistema educativo con la participación de todos los sectores implicados.

CEAPA no acepta que la negociación sobre una nueva ley de educación parta de análisis sesgados del sistema educativo y no comparte los análisis catastrofistas de los sectores más conservadores de la sociedad

CEAPA denuncia que el Gobierno quiere dar una “vuelta de tuerca” al modelo con el objetivo de recortar el derecho a la educación y que el objetivo de la LOMCE es “acompañar” y plasmar en una ley los drásticos recortes presupuestarios ya impulsados por el Gobierno.

CEAPA alerta de que la LOMCE supondrá un adelgazamiento del derecho a la educación, un punto y final en la concepción de la educación pública como instrumento de ascenso social, del que se benefician sobre todo las clases medias y bajas, una regresión sin precedentes en nuestro país, y que tendrá efectos devastadores en las generaciones que ahora mismo están escolarizadas o comenzarán en breve a escolarizarse. Además, tendrá consecuencias depresivas para el conjunto de la sociedad.

CEAPA denunció que la base de la reforma está claramente ideologizada, respondiendo a un modelo ideológico conservador, que no cree en la igualdad de oportunidades de todos los niños y niñas ni en la educación como instrumento de ascenso social de las clases más desfavorecidas y, para el cual, la atención a la diversidad es cuanto menos una frivolidad. Ese modelo aboga por la  eliminación de lo público, realizando constantemente recortes en educación y por recetas del pasado, que la experiencia y la investigación educativa han demostrado inútiles.

CEAPA considera que la LOMCE y los recortes educativos pondrán en peligro la mejora de los datos de fracaso y abandono escolar.

Por todo ello, Jesús María Sánchez reiteró que CEAPA se opone con todas sus energías hacia una ley que quiere adelgazar el derecho a la educación, institucionalizar los recortes educativos y no cuenta con ningún tipo de consenso y pidió que rechazaran el proyecto y que fuercen a que la próxima reforma educativa sea fruto del consenso.

Para concluir, señaló que CEAPA ha dado a conocer al Ministerio sus propuestas para una nueva ley, que éste ha obviado, y reclamó que se tuvieran en cuenta para poner en marcha la verdadera reforma que necesitamos.

Madrid, 4 de julio de 2013