Ceapa

Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado

Éxito rotundo de la campaña de CEAPA “En la Escuela falta una asignatura: mi Tiempo Libre”, que el pasado fin de semana tuvo el primero orientado a recuperar el tiempo familiar con nuestros hijos e hijas


8 de Noviembre de 2016

Éxito rotundo de la campaña de CEAPA “En la Escuela falta una asignatura: mi Tiempo Libre”, que el pasado fin de semana tuvo el primero orientado a recuperar el tiempo familiar con nuestros hijos e hijas

Solo puede calificarse de una manera: éxito rotundo. CEAPA valora de forma incuestionablemente positiva el resultado de la campaña a fecha de hoy, momento en el que la fase de concienciación inicial se concluyó y se desarrolló el primer fin de semana de actividades familiares para recuperar el tiempo familiar con nuestras hijas e hijas, un tiempo que nunca deberíamos haber perdido en favor de un método educativo deficiente y arcaico.

Durante muchos años, en especial en los últimos, el movimiento asociativo de padres y madres ha reivindicado hasta la saciedad la apertura de un debate serio y profundo sobre los tiempos escolares, de los que los deberes forman parte y de manera muy especial al ser consecuencia de una delegación de funciones de la escuela hacia las casas.

Ante las limitaciones de nuestro sistema educativo y las lesivas normas que han dificultado enormemente la función docente, desde los centros educativos se ha ido invadiendo cada vez más el tiempo familiar hasta llegar a límites que no son aceptables: desde niños y niñas de Educación Infantil que salen con deberes para casa todos los días, hasta llegar a jornadas dedicadas a lo escolar que superan las 60 y 65 horas a la semana. Lo que no aceptamos los adultos, la sociedad se lo impone a los menores sin la menor reflexión sobre sus consecuencias, que son, de forma creciente, perder tiempo saludable para utilizarlo incluso en visitar consultas médicas para solucionar problemas de angustias, estrés, depresiones, etc.

Pero, si ello no fuera suficiente por sí solo para hacer esta campaña, además los resultados educativos de todo este sinsentido es que seguimos en las últimas posiciones comparados con los países de nuestro entorno. El enfoque de los mejores es dedicar menos tiempo a la tarea escolar fuera de los centros educativos, usando el que se produce en la escuela mucho mejor. Mientras, en nuestro país, el discurso de “esto siempre se hizo así”, se sigue utilizando. Un discurso inaceptable porque la situación actual es, cuando menos, bastante mejorable.

Ante esta realidad, CEAPA puso en marcha la campaña que ahora se está desarrollando y cuyos resultados, hasta la fecha, son los siguientes:

Conseguir que el debate sobre los deberes escolares se abriera de una vez por todas:

Hasta la puesta en marcha de la campaña, el movimiento asociativo de padres y madres había intentado que el resto de sectores aceptaran abordar un debate serio y profundo sobre los tiempos escolares y, dentro de éste, sobre los deberes escolares. De las buenas palabras “lleváis razón, es un tema que tenemos que abordar”, no habíamos pasado porque la siguiente frase siempre era “pero ahora no toca, más adelante”.

Centenares de asambleas informativas y mesas redondas sobre el asunto, convocadas por las federaciones y confederaciones; peticiones en los Consejos Escolares, ya fueran del Estado, Autonómicos, Locales y de los centros educativos, siempre morían en espera de un momento futuro nunca alcanzado; cambios legislativos en los que se supone que la voz de los padres y madres debe tener reflejo, no contaban con la opinión de la Comunidad Educativa y, obviamente, tampoco con la nuestra; y muchas otras situaciones similares. Eso sí, cuando se aceptaba hablar de los tiempos escolares, al final era siempre para hablar del tipo de jornada escolar o del calendario lectivo, y siempre orientado a tener menos escuela, lo que ha generado también en una mayor invasión del tiempo familiar.

Con la campaña, por fin, el debate sobre los tiempos escolares y sobre los deberes escolares se acaba de abrir paso de forma incuestionable. No hay ningún medio de comunicación de nuestro país que no haya tratado el tema durante días y recabado la posición de muchos actores del sistema educativo y de fuera del mismo. Para una muy buena parte de los mismos, tanto de televisión como radio y prensa, hemos realizado multitud de declaraciones.

Es más, no sólo hemos abierto el debate en España, también lo hemos abierto en Argentina, para la que hemos realizado intervenciones en directo en más de quince radios; para Colombia, donde hemos intervenido por la misma vía en casi una decena de ocasiones; o en Portugal, donde la CONFAP, que representa a los padres y las madres, se ha lanzado también a tratar el tema en su país. Además, el asunto se ha abordado y se aborda en medios europeos y de otros continentes, como por ejemplo: Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Bélgica, Holanda, etc. Medios tan prestigiosos como la BBC, The Guardian o The Telegraph de Reino unido, Der Spiegel de Alemania, y Clarín o La Capital de Argentina, han abordado el asunto. También, las televisiones de muchos países.

Muchas instituciones se han puesto en contacto con CEAPA para apoyar y colaborar en este asunto, por ejemplo, desde la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

Las Administraciones educativas se han pronunciado respecto de este tema, algunas para expresar que habían abierto el debate de los deberes escolares en los últimos meses o lo harían a raíz de nuestra campaña. Por ejemplo: Castilla y León, donde el Consejo Escolar autonómico ha realizado debates y elabora recomendaciones para poner coto al tiempo dedicado a ellos; Madrid, donde se realizó un debate al final del año pasado después de una década de rechazar el asunto; Aragón, que sus Cortes han instado por unanimidad limitar los deberes; Comunidad Valenciana, donde se abre el debate de mano de la Consejería de Educación y del Consejo Escolar autonómico que han comenzado a organizar debates para abordar el asunto; Extremadura, donde el Consejo Escolar autonómico ha creado una comisión para empezar a estudiar el tema; e incluso el recién reelegido Ministro de Educación ha dicho que debe debatirse en el posible pacto educativo.

La mayoría de los partidos políticos se han manifestado sobre el asunto y varios de ellos han planteado iniciativas parlamentarias, tanto a nivel estatal como autonómico.

En el sector del profesorado, los Movimientos de Renovación Pedagógica llevan muchos años trabajando desde otra óptica y muchos centros trabajan ya sin deberes. Los sindicatos docentes, incluso quienes hasta hace poco rechazaban debatir sobre el asunto por considerarlo de competencia exclusiva del sector docente, ahora abogan por un debate sosegado sobre el asunto. El cambio se ha producido incluso en algunos sindicatos que rechazaban iniciativas parlamentarias que pretenden racionalizar los deberes y que habían cuestionado y rechazado públicamente, para ahora reclamar que se llegue a un consenso que haga justos los deberes, reconociendo implícitamente que en este momento no lo son.

Expertos, columnistas, opinadores y personas en general, han expresado su parecer en estos días, la inmensa mayoría desde la defensa de sus tesis y el respeto del resto, aunque no todas las personas han actuado de esa manera. CEAPA no responderá a quienes no muestren educación y respeto hacia los demás. Nuestro debate y nuestros objetivos tienen mucha importancia, no daremos protagonismo a quien no lo merece.

Por tanto, el debate está abierto de forma completa gracias a la campaña de CEAPA, motivo por el que nos felicitamos y nos anima a seguir con las actuaciones previstas para el mes de noviembre, así como a seguir preparando los siguientes pasos en la labor de concienciación y sensibilización sobre el tiempo libre de nuestros hijos e hijas.

Impulsar el cambio de enfoque en el día a día de los centros en acuerdo con los docentes: La campaña de cara a los centros educativos tiene varios focos:

  • Que las asociaciones de padres y madres se dirijan a los equipos directivos para que el debate se inicie en su interno, pidiendo que se informe en los Claustros. Sabíamos que los centros educativos son lentos para poner cualquier proceso de debate en marcha. Se han configurado comisiones de trabajo y convocado asambleas para abordar conjuntamente el tema, lo que nos indica que el enfoque es acertado, aunque necesita más tiempo, algo que ya preveíamos. Un volumen significativo de equipos directivos han trasladado al Claustro la necesidad de colaborar con los padres y madres para que el alumnado tenga los fines de semana libres.
  • Que los padres y madres se comuniquen con los tutores de sus hijos e hijas para que sus docentes cambien su práctica semanal y dejen los fines de semana sin deberes. Las informaciones que nos llegan de los diferentes territorios nos dicen que los escritos presentados a los tutores, salvo rara excepción, han recibido respuestas tan cordiales como los escritos presentados. En la mayoría de estos casos se han reducido o incluso eliminado los deberes para este fin de semana. No obstante, en las próximas semanas se prevé el incremento de estas comunicaciones.
  • Que los padres y madres hablen directamente con los docentes que, en principio, no quieran dejar libres de deberes los fines de semana. Las reuniones que se han celebrado, según las informaciones de las que disponemos, se han desarrollado siempre en un clima cordial, con independencia de que las dos partes hayan llegado a un acuerdo o no.
  • Que los padres hablen con sus hijos e hijas cuando los deberes se han mantenido por parte de los docentes. Los padres y madres que nos han comentado haber tenido que llegar a esa situación, han tratado en su inmensa mayoría de atender los deberes a la vez que han introducido alguna de las actividades que pensaron realizar. Sin conflictos.
  • Que los padres y madres comuniquen los motivos por los que han priorizado las actividades familiares, quedando deberes en todo o en parte sin hacer. Nos han solicitado un número muy importante de familias la información necesaria para entregar estos documentos de forma adecuada. El miedo a que el alumnado pudiera estar sancionado, ha existido en muchos casos, constatándose que los deberes están asociados en gran medida a la cultura de educar con presión y amenaza de sanción.

Respaldo recibido a la campaña hasta este momento:

En las últimas semanas se han recibido un alto número de correos electrónicos sobre la campaña, también llamadas telefónicas tanto en CEAPA como en las entidades que la integran. De cada 10 correos y llamadas de padres y madres:

  • 6 personas se muestran a favor de la campaña, 3 expresan que se posicionan hacia la racionalización de los deberes, y 1 es contraria a todo ello porque apoya la existencia de los deberes tal y como están ahora. Las peticiones de que se incrementen los mismos son anecdóticas.
  • De las personas que apoyan la campaña, 8 de cada 10 solicitaban información de cómo llevarla a cabo, lo que indica que se debe continuar difundiendo la información.

La mayoría de los correos de docentes han sido para solicitar información y dar apoyo. Ha sido habitual el comentario sobre que no estaban de acuerdo con el enfoque que se daba en parte de los medios, agradeciendo los documentos de CEAPA que estaban en la web y que hablan de llegar a acuerdos entre los dos sectores.

El discurso de confrontación que se ha intentado trasladar por algunos actores educativos o mediáticos, no ha calado en la mayoría de las familias ni de los docentes. Es más, el que lanzan algunas entidades que les representan está muy alejado en este asunto de lo que realmente ellos y ellas piensan. No debe obviarse que la inmensa mayoría de los docentes son también padres y madres, por lo que viven este problema desde los dos lados, conociendo la realidad y compartiendo la necesidad de cambiarla. Ellos y ellas son, si cabe, los más críticos con los deberes escolares.

La mayoría de las críticas a la campaña están asociadas a falta de información sobre el enfoque real de la misma. Quienes se prestan a recibir dicha información, abandonan la crítica a la campaña con facilidad, incluso aunque no compartan el objetivo de eliminar los deberes. Con dicha información, el discurso de cuestionamiento de los docentes se acepta como falso.

Por tanto, agradecemos el amplio apoyo recibido de las familias, así como el de los y las docentes. También la cobertura de la campaña por los medios de comunicación.

8 de noviembre de 2016